Blog Karma Yoga Shop

9 cosas que no sabes de las Pulseras Mala

curiosidades pulseras mala

La pulsera mala es un rosario de oración tibetana utilizada en la religión budista y a veces en los hindúes. El nombre “Mala” significa “guirlanda de meditación”.

Hoy, a menudo se lleva como joya elegante o como un amuleto de protección. Si bien la simbología es fuerte y bien conocida, la manera de utilizar el mala es menos difundida en nuestras culturas occidentales.

Aquí te mostramos 9 cosas que no conoces seguramente sobre las pulseras mala. Empezamos por cómo utilizar este objeto espiritual y luego hablamos de sus numerosas simbologías según la tradición budista.

¿Por qué el mala se compone exactamente de 108 perlas?

El Mala tradicional bajo la forma de collar cuenta normalmente 108 perlas. Existen hoy variantes para permitir llevar el mala en pulsera con 21 o 27 perlas. Pero hay una real utilidad y simbología espiritual detrás de este número 108 ¡que no ha sido definitivamente elegido al azar!

Mala de 108 perlas: símbolo de tres principios budistas

El mala se compone de 108 perlas, esta cifra es muy importante en la simbología budista y no ha sido elegido al azar. Representa los tres principios fundamentales del pensamiento budista:

El 1: La unidad de todas las cosas. Dios es único, es uno y se encuentra en todas las cosas y en cada ser viviente, la unidad de la divinidad.

El 0: La vacuidad, la impermanencia. Este concepto complejo explica que nada dura eternamente y que nada tiene una existencia independiente, ya que todo está vinculado.

El 8: Símbolo del infinito invertido. La vida cíclica es una eterna repetición donde todo está interconectado.

Vinculadas, estas tres definiciones retoman las grandes verdades que traen calma al espíritu, a la tranquilidad del alma y a la serenidad de cada ser viviente (la vida de Buda por los budistas).

Utilización práctica del Mala: 21 minutos para alcanzar la calma mental

108 perlas, ya que cada una de ellas representan una repetición de un mantra. El más conocido entre todos los mantras y el más utilizado es el Om Mani Padme Hum. 108 repeticiones de este mantra que representa también un ciclo de una veintena de minutos para recitarlas.

La simbología del 21: Los grandes maestros espirituales y los monjes que practican regularmente la meditación explican que el estado de calma mental puede alcanzarse por medio de entorno 20 minutos después de haber empezado a entrar en estado meditativo. 21 minutos para ser precisos: la cifra es también muy importante en la simbología budista, ya que representa la trinidad sagrada (3 x 7 = 21) y la cifra 7 que es reconocida y simbólica en casi todas las religiones.

La utilidad sagrada de los 21 minutos: La calma mental se describe como un estado mental apaciguado en el que los pensamientos no se pegan en nuestra consciencia, 21 minutos, es entonces el tiempo que le hace falta a la mente para aclarar la agitación cotidiana y retomar las frecuencias de ondas cerebrales más lentas que son propicias para la regeneración de las células y beneficiosas para el cuerpo y la mente. Este estado permite tomar distancia en nuestra percepción de las situaciones y de no dejarse embaucar por nuestros condicionamientos, sino de seguir la voz del corazón y de la sabiduría.

El mala, una preciosa ayuda a la meditación.

Meditar con tu mala y el mantra Om Mani Padme Hum te permite alcanzar fácilmente tus 21 minutos de meditación sin haber de vigilar tu reloj o salir de tu estado meditativo por un brusco timbre de despertador.

Evidentemente todo tipo de mantra (que no sea Om Mani Padme Hum) puede utilizarse para meditar y los 21 minutos no deben ser obligatoriamente respetados. Cada uno es libre de adoptar el mantra que conviene a su necesidad del momento y adaptar su práctica meditativa en su tiempo disponible. Lo esencial es tomar un instante para uno mismo, para reconectarse a su sistema de pensamiento y a su paz interior.

¿Cuál es la gran perla que se destaca de las demás y cierra el círculo del mala?

Llamada “Perla de la vacuidad”, es el símbolo del fin de un ciclo y el principio de la repetición. La vida es una eterna repetición, el mala que representa esta verdad presenta la mayoría de las corrientes espirituales del mundo. Gracias a la perla de la vacuidad es fácil de identificar incluso con los ojos cerrados y en un estado de gran concentración, el fin del ciclo de 108 repeticiones. Libre al meditante elegir parar su práctica aquí, encadenar otro tipo de meditación o repetir un ciclo de recitación de mantras.

 

bracelets mala utilisation traditionnelle

¿Cómo se utiliza un mala y por qué es indispensable en la recitación del mantra? 

Incluso si el mala puede ser utilizado como bien te parezca, tradicionalmente se sujeta en la mano derecha y las perlas se tiran siempre hacia uno mismo. En cada repetición del mantra, se utiliza el pulgar para hacer deslizar una por una las perlas sobre el índice plegado. Este gesto ritualizado tiene su origen en dos razones:

Un ser vivo salvado por cada perla deslizada

Para los tibetanos, en cada deslizamiento de perla hacia sí mismos en cada repetición del mantra, el hecho de hacer pasar una perla hacia uno mismo representa la acción de sacar un ser viviente del infierno. Recitando los mantras de su mala, no solamente se ayuda a uno mismo calmando su mente, sino que se participa en la mejora del orden de las cosas, del universo y la humanidad ayudando en cada recitación un ser viviente a salir de su propio infierno.

El infierno para los tibetanos y en el budismo no se percibe como un lugar lleno de llamas y de demonios que va después de la muerte. El infierno es un estado de pensamiento en el que los seres infelices viven día a día. En el infierno puede estar cualquier ser vivo y cada repetición del mantra con un mala permite sacar una persona de esta nefasta situación a su plenitud.

De esta manera los monjes budistas reclutados en los monasterios del Tíbet y del Himalaya, contribuyen a la mejora del mundo a través de su meditación.

El mala: una herramienta práctica para todas las circunstancias

El mala permite también utilizarse caminando o haciendo otras actividades. Tanto deslizado en la mano o entornado alrededor del pulgar, el mala puede ser utilizado discretamente en todas las circunstancias sin hacer ruido para no perturbar las meditaciones de las otras personas de alrededor.

El consejo experto: ¿cómo elegir tu mala?

Echa un ojo a este artículo que te dará varias pistas para elegir bien tu pulsera mala.

Encontrarás en nuestra tienda un gran surtido de pulseras mala en piedras, madera o incluso fabricadas a partir de semillas. Déjate guiar por nuestras descripciones para encontrar el mala que te convenga.

Si deseas utilizar tu mala para meditar, es interesante que tengas una pulsera mala con las perlas bastante grandes (8 mm) y con un poco de espacio entre las personas para poder deslizarlas entre tus dedos.

Algunas pulseras mala llevan nudos entre cada perla pero no es ideal para meditar. Esto no resta valor a su encanto.

Descubre cómo elegir tu mala, qué tipo de piedra te conviene y te ayudará a encontrar más fácilmente tu calma mental, leyendo este otro artículo: ¡Encuentra tu alma gemela Mala! Todo lo que debes saber sobre cómo elegir y utilizar las pulseras Mala.

Haz clic aquí para descubrir los numerosos brazaletes mala en venta en nuestra tienda.

Si te ha gustado este artículo, ¡no olvides compartirlo en las redes sociales!

2 comentarios

  • Hola Gema, cómo estás? Qué interesante! No sabía varias cosas. Me encantó leerme ya aprendimos juntar! Soy Guadalupe de ESPACIO YOGA espacioyoga.com.ar
    Gracias por pasar por mi blog y compartir!
    Namaste!

    • Guadalupe, muchísimas gracias por leerlo… ¡me alegro que te haya gustado!
      Yo también disfruté mucho con tu artículo, es genial que podamos aumentar este conocimiento y hacerlo llegar a todos…
      Que tengas un muy feliz día, ¡y nos vamos viendo!
      ¡Namaste!

¡Síguenos en Facebook!