Blog Karma Yoga Shop

31 remedios naturales amerindios olvidados

remedios naturales

Muchos de nosotros conocemos las ventajas de la echinacea como antibiótico, de la corteza de sauce como analgésico y del áloe para el tratamiento de la piel. Pero esto no es nada comparado con lo que los Indios de América han descubierto y utilizado desde hace cientos de años.

Encontrarás a continuación una lista de plantas, árboles, frutas y flores indígenas únicas en América del norte que presentan ventajas sorprendentes. Un gran número de estos remedios naturales todavía se utilizan, especialmente la cera y el polen de abeja, la camomila, etc.

Es difícil saber cómo los Amerindios han determinado qué plantas podrían tener propiedades medicinales, pero estudios científicos han verificado desde entonces sus beneficios. Por ejemplo, la aspirina que conocemos es un derivado de la Salicina que es una substancia química presente en la corteza del sauce, utilizada en el pasado para luchar contra la fiebre y el dolor.

Estos medicamentos eran generalmente administrados vía tés o pastas ingeridas o aplicadas en el exterior. A veces, las plantas eran consumidas como alimento, añadidas a la comida o el agua. En ocasiones, una pomada o un cataplasma se aplica sobre las heridas abiertas. (Te recomiendo completamente evitar esta práctica si no eres un profesional de la sanidad).

En lugar de enumerar hasta el infinito las plantas que curan las mismas condiciones, he tratado de apartar las plantas más comunes para que sea más fácil conseguirlas.

Como siempre, consulta a tu médico e investiga todo lo que puedas antes de utilizar una, sobretodo si estás embarazada o si estás en tratamiento médico.

Aquí tienes una lista de remedios de los Indios de América:

Alfalfa: Calma la digestión y ayuda a la coagulación de la sangre. Las utilizaciones contemporáneas comprenden el tratamiento de la artritis, afecciones de vejiga y riñones y resistencia de los huesos. Mejora el sistema inmunitario.

Áloe: Basta con reunir el gel contenido en las hojas para tratar las quemaduras, las picaduras de insectos y las heridas y otras irritaciones.

Álamo temblón: La corteza interna o la xilema se utiliza en un té para tratar la fiebre, la tos y el dolor. Contiene salicina, que se encuentra también en los salces y constituye el ingrediente principal de la aspirina.

Polen de abeja: Mezclada con la comida, puede estimular la energía, facilitar la digestión y reforzar el sistema inmunitario. Si eres alérgico a las picaduras de abejas, serás probablemente alérgico al polen de las abejas.

Cera de abeja: La cera es utilizada como pomada contra las quemaduras y las picaduras de insectos, pero únicamente para uso externo.

La Mora: La raíz, la corteza y las hojas aplastadas y en infusión en un té, se utilizan para tratar la diarrea, reducir la inflamación y estimular el metabolismo. En gargarismo, trata los dolores de garganta, las úlceras de la boca y la inflamación de las encías.

Frambuesa negra: Las raíces de esta planta se aplastan y se utilizan como té o papilla y masticadas para calmar la tos, la diarrea y el dolor intestinal general.

Alforfón: Las semillas se utilizan en las sopas y bajo la forma de papilla para reducir la presión arterial, ayudar a la coagulación de la sangre y a calmar la diarrea.

Cayena: las vainas se utilizan como analgésicos cuando se toman con alimentos o bebidas en té. También utilizada para tratar la artritis y los problemas digestivos. A veces se aplican en heridas bajo la forma de polvo para aumentar el flujo sanguíneo y actúan como antiséptico y anestésico para atenuar el dolor.

Camomila: Las hojas y las flores se utilizan como té para tratar los problemas intestinales y las náuseas.

Cerezo de Virginia: Considerados por las tribus amerindias como un tratamiento médico polivalente, las bayas son deshuesadas, secadas y trituradas para hacer té o un cataplasma para tratar diferentes males. Estos incluyen la tos, el resfriado, la gripe, las náuseas, la inflamación y la diarrea. En pomada o en cataplasma, se utiliza para tratar quemaduras y heridas.

Echinacea: También conocida bajo el nombre de echinacea purpurea, se trata de un medicamento amerindio clásico utilizado para reforzar el sistema inmunitario, combatir las infecciones y la fiebre. Es también utilizada como tratamiento antiséptico y general contra el resfriado, la tos y la gripe.

Eucalipto: El aceite de las hojas y de las raíces es un tratamiento habitual cuando se hace en infusión en un té para tratar la tos, el dolor de garganta, la gripe o la fiebre. Se utiliza en nuestros días como ingrediente en gotas para la tos.

Hinojo: Una planta con gusto de regaliz, utilizada en el té o mascada para calmar la tos, el dolor de garganta, facilitar la digestión y calmar la diarrea. También se utiliza como un cataplasma para el alivio de los ojos y dolores de cabeza.

Hierba santa: Utilizada como alivio natural contra la fiebre y los dolores de cabeza, incluye los dolores de cabeza severos tales como las migrañas, puede ser también utilizada para problemas digestivos, el asma y los dolores musculares y articulares.

Centáurea menor: Otro remedio contra la fiebre que es también utilizado para el dolor general, los picazones y la rigidez de las articulaciones. Puede ser ingerido en té, masticado o reducido en pasta para pomada o en cataplasma.

Raíz de jengibre: Otra planta magnífica de la medicina amerindia, la raíz se tritura y se consume con la comida, en té, pomada o cataplasma. Reconocida hoy en día por su capacidad de favorecer la salud digestiva, es también antiinflamatoria, facilita la circulación y puede calmar los resfriados, la tos y la gripe, así como la bronquitis y los dolores articulares.

Ginseng: Es otra hierba contemporánea que tiene una historia que remonta a través de las culturas desde milenios. Las raíces se utilizaban por los Amerindios como aditivo alimenticio, té y cataplasma para tratar el cansancio, estimular la energía, reforzar el sistema inmunitario y contribuir al funcionamiento general del hígado y los pulmones. Las hojas y los tallos también se han utilizado, pero la raíz es la que contiene más ingredientes activos.

La vara de oro: Considerada hoy como el origen de las alergias y los estornudos, se consideraba un medicamento “todo en uno” por los amerindios. En el té, además en alimentos y bálsamo, se usa para tratar afecciones que van desde la bronquitis y la congestión torácica al resfriado, gripe, inflamación, dolor de garganta y como antiséptico de cortes y abrasiones.

Madreselva: Las bayas, los tallos, las flores y las hojas se utilizan para tratar localmente las picaduras de abejas y las infecciones de la piel. En té, se utiliza para tratar el resfriado, los dolores de cabeza y de garganta. También tiene propiedades antiinflamatorias.

Lúpulo: En té, se utiliza para tratar los problemas digestivos y es a menudo combinado con otras hierbas o plantas, como el áloe, para aliviar los músculos. Se utiliza también para calmar los dolores de muelas y de garganta.

Regaliz: Las raíces y hojas pueden ser utilizadas contra la tos, el resfriado y los dolores de garganta. La raíz puede ser también mascada para calmar el dolor de muelas.

Gordolobo: En infusión de té o añadido a una ensalada o a otro alimento, esta planta se ha utilizado por los amerindios para tratar la inflamación, la tos y la congestión, así como las afecciones pulmonares generales. Es bastante corriente y seguramente la tienes en tu jardín o en lugar cercano.

Pasiflora: Las hojas y las raíces sirven para preparar un té para tratar la ansiedad y los dolores musculares. Un cataplasma para los heridas cutáneas como las quemaduras, picadas de insectos y los forúnculos puede también fabricarse a partir de la pasiflora.

El trébol rojo: Crece en todas partes y las flores, las hojas y las raíces se usan generalmente en infusiones en té o para decorar los alimentos. Se utiliza para lidiar con la inflamación, mejorar la circulación y tratar las afecciones respiratorias.

Rosa mosqueta : Es conocida por ser una fuente masiva de vitamina C y cuando se consume entera, molida en un té o añadida a un alimento, se utiliza para tratar el resfriado y la tos, los problemas intestinales, como antiséptico y para tratar la inflamación.

Romero: Miembro de la familia de los pinos, utilizada en los alimentos y en té para tratar los dolores musculares, mejorar la circulación sanguínea y como limpiador general para el metabolismo.

Salvia: Un gran arbusto que cubre una gran parte de América del Norte. Es un insectífugo natural que puede ser utilizado para la lista estándar de problemas de digestión, resfriados y dolores de garganta.

Menta verde: Utilizado regularmente por las tribus amerindias para el tratamiento de la tos, el resfriado, insuficiencia respiratoria y como tratamiento curativo contra la diarrea y estimulante de la circulación sanguínea.

Valeriana: La raíz para infusiones en té alivia el dolor, los dolores musculares y tendría un efecto calmante.

Pino blanco: Las agujas y la corteza interna pueden utilizarse para infusiones en un té para ser utilizadas como tratamiento estándar para la insuficiencia respiratoria y la congestión torácica.

Aquí tienes en esta lista algunos remedios naturales amerindios. Asegúrate simplemente de identificarlos correctamente y consulta a tu médico antes de utilizarlos.

Si te gusta la cultura amerindia, échale un ojo a esta magnífica pintura nativa americana que tanto gusta en nuestra tienda:

cultura amerindia pintura

También puedes dejar entrar a tu casa nuestro beneficioso Atrapasueños Arco Iris  que te permitirá tener un sueño profundo y revitalizante:atrapasueños sueño reparador

 

¡Síguenos en Facebook!