Blog Karma Yoga Shop

El Árbol de la Vida: el vínculo entre los diferentes planos de la existencia

árbol de la vida

Las raíces se hunden profundamente en el suelo, un tronco sólido y un ramaje exhuberante…  El árbol de la vida parece una verdadera metáfora de la riqueza y la complejidad del Universo.

Como símbolo sagrado, toma su significado en muchas culturas a través del mundo y los años. Así que lo encontramos tanto en los celtas como en los hindúes, o incluso en el Islam.

En tu vida diaria, puede convertirse en guardián de tus fuerzas personales, mientras te recuerda la importancia como individuo completo.

Descubre con nosotros el significado del árbol de la vida

Orígenes y significados a través del mundo

Raíces múltiples

Posiblemente, te hayas dado cuenta de este hecho apasionante: los orígenes y los significados de los símbolos sagrados están siempre diversificados y pueden ser muchos.

Sucede lo mismo para el Árbol de la Vida, cuyo origen no está precisamente identificado, mientras que sus interpretaciones son variadas. Esto se debe a que el árbol, como individuo vegetal omnipresente, es un miembro de pleno derecho de cualquier sociedad humana.

Sea cual sea su zona geográfica, la humanidad evoluciona desde siempre en paralelo, si no en simbiosis, con su entorno natural. Lógicamente, el árbol, como elemento esencial de un ecosistema, se convierte tanto en fuente de vida como en portador de un significado metafísico y sagrado.

El árbol de la vida, como símbolo espiritual, tiene pues sus orígenes en muchos suelos. Desde las tierras nebulosas del mundo celta hasta el Asia tropical, desde las tradiciones druídicas hasta los mitos budistas, el árbol es un signo de crecimiento y fuerza, y allí es una red que une todos los aspectos de la vida.

En la cultura celta

Es especialmente en la cultura celta, que se extiende en Europa entre el 1350 a.C. y el 500 d.C., que el árbol de la vida aparece de forma recurrente. Los celtas llamaban al árbol de la vida Crann Betadh, al mismo tiempo fuente de la vida y símbolo sagrado.

El árbol es, en todas sus formas, sinónimo de abundancia para los celtas. Vivo y enraizado, proporciona protección contra las intemperies, donde hombres y animales encuentran refugio. Cuando se tala, también proporciona la madera necesaria para fabricar armas, construir casas y proporcionar calor.

Para los celtas, es una fuente de vida física, así como un emblema de un Universo interconectado y cíclico.

Con sus raíces que se hunden en la tierra, su tronco poderoso y sus ramas que se elevan hacia el cielo, Crann Betadh vincula la tierra con el cielo. Mientras que su rico sistema de raíces provee de nutrientes y anclaje, sus ramas se despliegan magníficamente hacia la inspiración cósmica. Nutre y refuerza al hombre, mientras lo conecta a la guía divina.

En la cultura celta, el árbol está también en el centro de los ritos sagrados conducidos por los druidas. Estas ceremonias se producen en estos momentos claves del año. En este sentido, el árbol de la vida representa también el ciclo eterno de las estaciones. Estaciones marcadas para siempre por estas costumbres anuales.

árbol de la vida

En las principales religiones monoteístas

El Judaísmo, el Cristianismo y el Islam tienen también su propio árbol de la vida, que toma nombres diferentes de una tradición a otra.

De esta manera, los judíos llaman al árbol de la vida “Eitz Chaim”. Hace referencia al Árbol de la Vida del Jardín del Eden, fuente de toda existencia y que alimenta al hombre. Eitz Chai, designa también directamente la Torah, texto santo del Judaísmo. En la cábala, tradición mística judía, el árbol de la vida es también un símbolo sagrado que conecta el Infinito al mundo material.

El árbol de la vida aparece también en el Cristianismo como fuente de vida eterna. Se describe en el Génesis, primer capítulo de la Biblia, como portador de la fruta prohibida que hace que Adán y Eva sean expulsados del Edén. En la tradición cristiana, además, el árbol de la vida aparecería a través de la imagen de Jesús, para luego designar la cruz en la que fue crucificado.

El Islam tiene también su interpretación del árbol de la vida, similar a la de los otros dos monoteísmos, cuyos orígenes comparte. Al árbol de la vida se le llama Árbol de la Inmortalidad. Como en la tradición cristiana, es la representación de la desobediencia del hombre a Dios, por el acceso al conocimiento y por lo tanto, al despertar de la consciencia.

Nótese de paso un punto en común entre los árboles de la vida evocados por estas tres grandes religiones: como en el caso de los celtas, siempre forman un puente entre el mundo humano y el cielo, entre lo terrenal y lo divino.

Budismo e hinduismo

El árbol de la vida se encuentra finalmente en las tradiciones hindú y budista. Luego toma la forma del árbol baniano, muy común en la India.

Esta especie de árbol tiene un crecimiento muy particular… Después de un cierto período de crecimiento, las ramas del baniano vuelven a caer al suelo y echan raíces allí. ¡Al engrosarse con el tiempo, acaban siendo muy difíciles de distinguir del tronco original!

Un brote único en el reino de los árboles, que da al árbol de la vida hindú y budista un significado especial. Ambas tradiciones lo consideran una metáfora vegetal de su percepción fundamental del Universo.

De esta manera, según el hinduismo y el budismo, cualquier materia emana de lo Invisible y finaliza por volver. También, todas las ramas del árbol baniano emanan del mismo suelo, para finalmente hundirse de nuevo.

La universalidad del Árbol de la Vida: interpretaciones metafísicas

Más allá de las tradiciones espirituales y religiosas, siempre es interesante reflexionar sobre el sentido universal de las simbologías sagradas. Estos conceptos e ideas que resuenan en lo más profundo de nosotros mismos con la simple observaciones de sus motivos…

Para el árbol de la vida, varias interpretaciones pueden distinguirse. Existe en realidad diferentes maneras de entenderlo y por lo tanto, para ti, ¡diferentes razones para integrarlo a tu vida!

Así que podrías decidir invitarlo a tu vida diaria para:

  • Estimular tus puntos fuertes y tu evolución,
  • Simbolizar tu singularidad,
  • Recordarte que todo, en este Universo, está conectado.

árbol de la vida

El crecimiento y la fuerza del árbol

Profundamente enraizado en la tierra y desplegándose majestuosamente hacia los cielos, ¿qué es el árbol de la vida sino un magnífico símbolo de fuerza y plenitud?

Con sus “pies” firmemente plantados, se beneficia de un apoyo infalible en el mundo terrestre. Su suelo le aporta estabilidad, nutrientes y vitalidad necesarios para su supervivencia y desarrollo.

Llenas de confianza y vigor, sus ramas se desarrollan en un majestuoso y abundante ramaje. Puede por lo tanto captar plenamente la luz del sol y la energía del cosmos, canalizando la vibración universal.

Su tronco constituye por su parte un puente sólido entre el mundo de aquí abajo y los cielos, entre el mundo físico y los mundos invisibles.

Su crecimiento, constante y bello, está, pues, asegurado tanto por la tierra como por el cielo. Apoyado por lo físico e inspirado por lo inmaterial, siempre puede seguir creando nuevas ramas, un follaje abundante y dulces frutos.

Así que adopta el árbol de la vida como talismán para anclarte y recordarte que no solamente estás apoyado por la Madre Tierra, sino también por la consciencia universal, tus guías, Dios, Alá o incluso Buda, según tus creencias personales. Que así, protegido, nutrido y revitalizado, puedas seguir floreciendo en tu camino.

La unidad del individuo

Como los seres humanos, todos los árboles son únicos.

Su red de raíces compleja, las marcas en la madera de su tronco, la forma de sus ramas son elementos que hacen que un árbol sea único.

Colocado diferentemente en su entorno en relación con su vecino, cada árbol tiene su propia visión y experiencia del mundo que le rodea.

Finalmente, la dirección y la manera en que el árbol crece será seguramente particular, dependiendo tanto de su constitución como de tu entorno exterior.

El árbol de la vida puede, por lo tanto, interpretarse también como un símbolo de singularidad, de unicidad. Conviértelo en tu talismán personal para recordar-te tus talentos particulares o la singularidad de tu personalidad o incluso tu experiencia única existencial.

Si aprovechas estos elementos que te conforman como individuo, podrás mimar al mundo con tus frutos, ofrecer tu refrescante presencia o sanar con tu energía única.

La interconexión de la vida

El árbol de la vida es también y ante todo, un símbolo de interconexión.

Las tradiciones sagradas de las que te hablábamos más arriba habían visto ya un vínculo entre la tierra y el cielo. Sus raíces representan el mundo terrestre, físico, sus ramas, los mundos invisibles o el Infinito y su tronco, el puente entre estos mundos.

La multitud de sus raíces y ramas podría también evocar el gigante lienzo del Universo, que conecta entre ellos todos los seres y todos los aspectos de la existencia. El árbol de la vida se convierte, por lo tanto, en un símbolo de la interconexión entre los individuos. Cada ser con su experiencia única, representado por las ramas y las raíces, se despliega desde el seno del gran todo, el árbol de la vida.

Así que mantén muy cerca de ti este símbolo para mantener en tu mente y corazón la noción del lienzo universal. Cuando te sientas solo, triste o desalentado, recuérdate que eres una parte de este gran Todo, de igual manera que la raíz o una rama de un árbol. Que al final no estás solo, y que siempre puedes confiar en esta red universal…

¿Inspirado por este artículo sobre el árbol de la vida? ¡Si es así, compártelo con los tuyos para que también lo disfruten!

¡Síguenos en Facebook!