Blog Karma Yoga Shop

7 maneras prácticas de limpiar y recargar tus piedras

limpiar recargas piedras

¿Sabías que puedes entrar en resonancia con algunas piedras en función de tus necesidades personales?

Podrías sentirte atraído por llevar esmeralda en primavera ya que está vinculada al tercer chakra (el centro de transformación y de cambio). Podrías también sentirte atraído por el cuarzo rosa en un momento en el que necesites consuelo, gracias a su capacidad de equilibrar el chakra del corazón. Mientras que la amatista puede ayudarte a eliminar la ansiedad en un momento en el que te sientas abrumado.

El hecho es que los cristales que seleccionas es en función de tus necesidades en un momento dado.

Cuales sean las piedras o cristales de sanación que te estén ayudando en cada momento, probablemente te hayas hecho ya estas preguntas: ¿los debo limpiar, purificar, recargar o activar? Si es que sí, ¿en qué momento? ¿Durante cuánto tiempo?

Antes de darte 7 métodos simples y eficaces para limpiar y recargar tus piedras, permíteme aclararte dos cosas importantes:

  • Las piedras saben muy bien equilibrarse a sí mismas y no tienen necesidad de ayuda exterior para hacerlo. No obstante, podemos ayudarlas en este proceso para que así nuestras piedras y cristales vuelvan a su estado de equilibrio y vitalidad. Sus propiedades se intensificarán.
  • Tu intuición es la mejor guía para saber cuando y cómo recargar una piedra, hablaremos de ello un poco más abajo…

¿Cuándo deberías limpiar tus piedras?

recargas piedras

Antes de darte más reglas y consejos prácticos, debes saber que las piedras y cristales tienen una consciencia y son capaces de comunicarse contigo. Las personas sensibles llegarán a captar sus mensajes. Incluso si nunca has estado familiarizado con estas técnicas, tu intuición será siempre capaz de decirte si una piedra tiene necesidad de que la cargues o no.

Si quieres probar la experiencia, simplemente toma tu piedra entre las manos en un sitio con calma o donde puedas meditar. Pregúntale qué necesita y deja que te responda, podrías sorprenderte. Podría enseñarte un lugar donde le gustaría estar puesta, una persona con la que le gustaría tener contacto, una manera de ser purificada, etc…

Algunas personas clariaudientes oirán que la piedra les habla directamente mientras que otras clariconcientes recibirán directamente la respuesta en forma de conocimiento, tendrán la certeza de saber que esa piedra debe ser recargada de tal manera o que al contrario, no lo necesita. Todo el mundo es diferente y debes aprender a tener confianza en tu percepción, que se perfeccionará con el tiempo.

Pasamos ahora a consejos más prácticos que te serán útiles si no hablas aún con las piedras 🙂

Empieza tu primera limpieza justo después de haberlas comprado o recibido con tal de asegurarte de que tus piedras estén “limpias” y listas para usarlas. De hecho, aunque en Karma Yoga Shop, seleccionamos cuidadosamente nuestras piedras y te las enviamos con amor, las piedras hacen a veces un largo viaje.

Las piedras se ven afectadas por su entorno, lo que significa que cuando el cartero te traiga tu nuevo cuarzo rosa, si este señor ha sufrido una dolorosa ruptura amorosa, tu piedra va a entrar en resonancia con él para brindarle consuelo. Aunque tu piedra será capaz de volver a armonizarse en su frecuencia natural por ella misma, es útil darle una ayudita limpiándola /recargándola con tal de garantizar su perfecta armonía antes de utilizarla. De esta manera estás seguro de que tu piedra posee una vibración pura y original y que va a poder ayudarte al máximo con sus capacidades.

De la misma manera, si llevas una piedra con fines curativos, resonará contigo y después de un tiempo, se saturará. Es decir, ella habrá hecho todo el trabajo que pueda. Después de esto, tu piedra necesitará descansar durante un tiempo para encontrar su equilibrio o mientras se limpia/carga. Si quieres que tus piedras te ayuden al máximo, puedes limpiarlas y recargarlas después de cada uso.

Si las usas como joyas, puedes limpiarlas todos los días o todas las semanas, sobretodo si se ven deslucidas o apagadas. De hecho, cuando una piedra cambia su vibración, puede cambiar de color, textura o sus destellos pueden cambiar. Ten en cuenta que si limpias tus joyas, evita dejarlas sumergidas en agua o evita dejarlas en pleno sol por largo tiempo, todo esto podría dañarlas.

Los cristales utilizados para limpiar el hábitat como la selenita, la shunguita o la turmalina podrían ser limpiadas por ejemplo todos los meses. Te recuerdo de nuevo que es importante tener confianza en lo que sientes. Si tienes la costumbre de sentirte bien en tu casa y en algún momento sientes la energía ambiental diferente, es seguramente el momento de ofrecerles una ayudita a tus piedras. En casa, nos encanta aprovechar los días de luna llena para rituales como este que verás aquí abajo.

Encontrarás numerosos libros que tratan sobre la limpieza y la recarga de piedras. La mayor parte les gusta complicar las cosas clasificando las piedras por tipo de método de carga. En verdad, todos los métodos de recarga funcionan para todas las piedras, sin embargo, algunas piedras “prefieren” algunos tipos de recarga y otras piedras no deben ser recargadas al sol o en agua como verás a continuación.

He aquí los 7 métodos más eficaces y más prácticos para limpiar y recargar tus piedras y cristales:

¿No te apetece leer todo el artículo? Aquí tienes 2 métodos para limpiar y recargar sin importar qué piedra sea y de manera eficaz y sin tomar riesgos: deja tu piedra una noche a la luz de la luna. Un segundo método rápido que funciona con todas las piedras, compra un bol tibetano o un diapasón y hazlo resonar fuertemente durante algunos minutos cerca de las piedras.

¿Ganas de saber más sobre la purificación y la recarga de piedras? Sigue la guía…

1. El agua para la limpieza energética de piedras.

agua recargas piedras

El agua es muy eficaz para la limpieza energética. ¿No has sentido los beneficios que nos aporta una ducha? Cuando no te sientes bien o tienes emociones cargantes de las que no puedes liberarte, el simple hecho de tomar una ducha puede cambiar tu estado por completo. Es el agua que juega su rol de purificación.

Enjuaga tus piedras con agua poniéndolas directamente bajo la lluvia de 4 a 5 minutos. Puedes también poner tus piedras en un río y dejarlas algunos minutos. Si la estación es seca, puedes también poner tus piedras en un colador y dejarlas bajo el agua del grifo entorno 10 minutos. Es también posible sumergir tus piedras en un cubo de agua unas cuantas horas; en este caso desecha el agua, no la uses después (para estar seguro de que están completamente limpias, déjalas sumergidas entorno 5 horas).

¡Después de esto tus piedras estarán revitalizadas!

Es importante tener en cuenta que algunas piedras no toleran el agua, no sumerjas estas piedras:

Anglesita, Azurita, Barita Celestina, Cerusita, Cinabrio, Cobaltocalcita, Colemanita, Cuprita, Dolomita, Erythrina, Piedras de Yeso (angelita, anhidrita, selenita, rosa de arena, etc…), Halita (sal de roca), Malaquita, Meteoritos metálicos, Okenita, Oropimente, Piedra de Eilat, Proustita, Piromorfita, Rejalgar, Estibina, Ulexita, Vanadinita, Wulfenita.

La sal es un excelente purificador, un baño de agua salada es también uno de los métodos más habituales para limpiar las piedras.

A lo largo de la historia, la sal ha sido utilizada en todas las religiones para rituales y para absorber la energía no deseada. El problema es que muchas piedras no toleran la sal, puede dañar algunas piedras delicadas tales como la hematita o la pirita. No te aconsejamos que utilices este método tan complicado que no da mucho mejor resultado que limpiar con agua.

2. Recargar gracias a los rayos del sol.

sol recargas piedrasLa luz del sol es muy eficaz para recargar y limpiar tus piedras.

El sol abastecerá de energía solar Yang que permitirá equilibrar la energía natural de la piedra recibida de la Tierra en el transcurso de su creación.

Algunas piedras son susceptibles de decolorarse bajo los efectos del sol, no debes exponerlas al sol o solo al amanecer por menos de una hora:

Ágata de agua, ÁmbarAmatistaAmetrina, Casiterita, Cerusita, Charoita, Cobaltocalcita, Coral, Cordierita, Cianita, Danburita, Erythrina, Fluorita, Piedra de Yeso, Hiddenita, Kunzita, Larimar, Mangano Calcita, Mookaita, Ópalo, Oropimente, Proustita, Cuarzo rosa, Rejalgar, Sugilita, Turquesa, Vanadinita, Vivianita.

Todas las otras piedras pueden ser recargadas al sol. Para hacerlo, deja simplemente tu piedra al sol durante algunas horas.

3. El claro de Luna

luna recargas piedras

Como recordatorio, la luz de la luna no es otra que la luz del sol que se refleja en la Luna. Esta luz es más suave y cargada de energía Yin.

La buena noticia, es que TODAS las piedras pueden ser recargadas a la luz de la Luna.

El mejor momento para empezar tu ritual es justo después de irse el sol. Enjuaga tus piedras rápidamente bajo el agua del grifo durante algunos segundos y después colócalas afuera o detrás de tu ventana (la luz atraviesa el vidrio sin problema).

Deja tus piedras toda la noche y recupéralas al día siguiente por la mañana.

Se puede hacer este ritual todas las noches, incluso cuando la luna no está visible debido a las nubes, ya que la energía lunar seguirá estando presente. Sin embargo, la luna está en su potencial más brillante cuando está llena, la recarga es entonces mucho más poderosa cuando está en luna llena.

Si tienes varias piedras y no has experimentado nunca esto, te aconsejamos que las recargues en luna llena, seguramente te sorprenda sentir ¡cuán fuertemente están tus piedras cargadas de energía cuando las recuperes a la mañana siguiente!

4. Recargar las piedras gracias a las energías de la Tierra.

tierra recargas piedras

Puedes enterrar tus piedras durante un día completo. Déjalas de tal forma que la madre tierra absorba todas las energías no deseadas contenidas en tus piedras por tal que sean limpiadas, refrescadas y purificadas. Es un proceso natural, práctico y realmente simple.

Te cuidado de no olvidar dónde las has enterrado. 🙂

Ten también en cuenta que las piedras que han sido dañadas como un cuarzo rosa que habría palidecido a causa de la exposición solar, por ejemplo, puede a veces recobrar su color rosa si se entierra algunos meses.

Es también posible poner las piedras en contacto con el suelo dentro de una maceta, como verás en la foto de más abajo.

5. El poder del fuego y del humo.

recargas piedras fuego humo

Puedes utilizar el fuego o el humo para limpiar tus piedras pasándolas rápidamente sobre las llamas o fumándolas.

Ten cuidado porque las llamas pueden dañar las piedras si se calientan mucho, así que te aconsejamos mejor utilizar el humo.

La mejor manera es utilizar palitos de salvia, madera “palo santo” o un incienso como madera de sándalo o cedro. Estas maderas se conocen desde hace siglos por su capacidad de eliminar las energías negativas.

Agita tu piedra sobre el humo durante 30 segundos para limpiarla.

6. Las vibraciones del sonido.

recargas piedras sonido

El sonido es una vibración y la purificación por ondas sonoras es muy práctica.

Simplemente baña tus cristales en un sonido potente para que se sintonicen rápidamente con su frecuencia original.

En este vídeo, utilizamos un cuenco cantor en cristal. Es también posible utilizar un cuenco tibetano (que tiene la ventaja de ser menos caro y más pequeño) o un diapasón. Puedes obtener una amplitud muy elevada y realmente sentir las vibraciones que circulan en el ambiente.

El sonido envía a nuestro ambiente vibraciones de energía que no podemos ver, pero que podemos entender y medir.

De esta manera, las ondas sonoras y energéticas del cuenco tibetano o del diapasón se propagan en el ambiente. Estas ondas pasan a través del cristal y agita sus moléculas, que se ponen a resonar a la frecuencia coherente del diapasón, por lo que el cristal reencuentra su vibración natural.

Este método de recarga por sonido es realmente sencillo de poner en práctica.

Si limpias con agua o con sal necesitas verificar si las piedras son compatibles…

Si limpias las piedras a la luz de la luna al día siguiente por la mañana las debes recoger (aunque personalmente adoro el hecho ceremonial y espiritual de este ritual mensual).

Limpiándolas con sonido no necesitas cambiar de sitio tus cristales, ¡solo tráeles la fuente de sonido!

Si sabes que tu cristal lo necesita, el sonido es simplemente la manera más sencilla.

Por cierto, no necesitas un diapasón que tenga una frecuencia particular, ni de un tazón cantador que toque una nota particular. Simplemente necesitas un sonido fuerte, ¡lo que significa que la energía es elevada! Poco importa la frecuencia o la nota del sonido, es su extensión lo que nos importa aquí 🙂

La única cosa importante para la limpieza con sonido es que la vibración sea fuerte, volverlo a sentir que resuena en ti.

No hace falta que tu vecino llame a la policía para que tu sonido sea fuerte pero si simplemente quieres asegurarte que penetra en el entramado cristalino, sacude las vibraciones, penetra en el cristal y esto lo devolverá a su índice oscilante natural.

7. Purificar y recargar tus piedras gracias a tu intención.

recargar piedras intención

Sí, posees un poder creativo mucho más grande del que imaginas. Tu intención puede permitirte limpiar y recargar tus piedras bajo pedido.

Aunque este método requiere una buena dosis de confianza en ti, bastará para orientarte en tu intención de purificación de tus piedras

Relájate y empieza por una corta meditación, puedes luego equilibrar tus energías con una respiración equilibrada y a cada expiración puedes imaginar que tu energía se extiende bajo tus joyas. Puedes también imaginar que la luz de tu cuerpo se propaga en torno tus piedras o joyas a fin de limpiarlas y de recargarlas. Es importante tener claramente la intención de purificar los cristales.

Si practicas regularmente esta forma de limpieza, esta se volverá rápidamente natural. La calma de tu ser permitirá una verdadera limpieza de tus piedras.

Para acentuar aún más los efectos, ¿por qué no proceder de esta manera durante la luna llena para así reunir los dos tipos de recarga?

Para la meditación y vuestra intención, es también posible activar y programar tus piedras. Hablaremos de esto en otro artículo pero debes saber que puedes pedirle a una piedra que te ayude con ciertas cosas o que tenga un efecto particular con alguno de tus problemas.

¿Cuál es tu método de recarga de piedras favorito?

Nuestras vibraciones personales son realmente atraídas por las piedras que nos convienen, así que ten cuidado de tus piedras como lo harías de ti mismo, porque finalmente se podría hasta decir que son parte de ti.

Me gustaría conocer tu punto de vista, así que no lo dudes y publícalo en los comentarios de más abajo. ¿Has utilizado el sonido para resintonizar tus cristales? ¿O prefieres algún otro método?

¿Necesitas ayuda para encontrar un hermoso cuenco cantor tibetano? No busques más y haz clic aquí:

Si quieres encontrar una joya de piedra adecuada para ti, está aquí:

Existen muchas otras maneras de recargar tus piedras que no hemos abordado en este artículo por tal de concentrarnos en los métodos más prácticos y eficaces. Puede ser que ya hayas oído hablar de símbolos geométricos sagrados como la flor de vida, las ondas de forma como las generadas por la concha de vieira, la utilización de una geoda de Amatista, de selenita o de un lecho de cuarzo de roca… Son todas muy interesantes y merecerán aparecer en otros artículos venideros. 🙂

¡Síguenos en Facebook!